Suscríbete a mi web

26 de septiembre de 2015

Cómo obtener compromiso emocional con la estrategia

Plan-de-NegociosPara que tenga éxito, cualquier estrategia necesita el compromiso emocional de los encargados de ejecutarla, desde el más alto nivel hasta el último, al interior de la organización.  Como sabemos, compromiso emocional, no es lo mismo que compromiso racional.  Éste último solo significa que los integrantes de la organización reconocen a nivel intelectual que lo que se les propone tiene sentido, pero no significa necesariamente que estén dispuestos a hacer algo al respecto.  Tampoco significa que vayan a cambiar de conducta para apoyar el objetivo que se ha aprobado.   Pero, si un logra el compromiso emocional de la compañía en su conjunto, éstos no solo harán lo que se les propone sino que lo harán con pasión y entusiasmo.  Las señales materiales que se ha logrado producir compromiso emocional son pasión, entusiasmo, energía y orgullo.  Para que ocurra tan dramático cambio de actitud es preciso, no solo que la compañía acepten la estrategia y convengan en ella, sino también que se convenzan de su necesidad.  Entonces, ¿ cómo se los puede uno ganar?
Este es un proceso de cuatro etapas que requiere de tiempo pero el esfuerzo bien vale la pena.  Sin compromiso emocional hasta la más brillante estrategia fracasará.
capacitacion3En la etapa uno, la meta es explicar claramente la estrategia.  Al interior de la empresa, compañía o micro emprendimientos, los miembros de ésta no se mostrarán receptivos al plan si no entienden de qué se trata y por qué vale la pena hacerlo.  En esta primera etapa no se espera necesariamente que la estrategia sea aceptada; si la aceptan, tanto mejor; pero si no, no es una fatalidad.  Simplemente se necesita explicar la estrategia y las razones que llevaron adoptarla.  Al término de esta etapa, los miembros de la organización deben decirse: Ya sé y entiendo cuál es nuestra estrategia.
tener-vision-de-equipoEn la etapa dos la meta es asegurarse de que los integrantes de la organización convengan en ejecutar la estrategia.   Es más probable que la acepten si se les ha consultado previamente o han tomado parte en su formulación.  Una argumentación razonada, debate abierto y un ambiente que tolere la crítica y el desacuerdo ayudan a ganar la buena voluntad de la gente.  Valerse de aliados que hablen en su favor también ayuda, lo mismo  que el uso de ejemplos y hechos, tales como las tendencias del mercado, las acciones de los competidores, los cambios demográficos, poder de negociación de los clientes y/o proveedores; amenazas de productos o servicios sustitutos,  etc.  Lo que se busca en esta etapa es que los empleados digan: "Estoy de acuerdo con la estrategia que se ha (hemos) escogido". Conjugar primera persona del plural da mejores resultados que conjugar primera persona del singular. (Nosotros en vez de yo).  Hasta aquí todo lo que se ha logrado es un compromiso racional.
trabajo-en-equipoEn la etapa tres debemos persuadir al equipo,  no solo de que acepte la estrategia sino que la lleve a cabo. No hay que olvidar que el solo hecho que el equipo apruebe una cosa, significa que la ejecutará. Esta situación se da muchas veces por múltiples razones.  Tal vez su promesa o aceptación no era sincera o la hizo por política. (Acepto todo, pero estoy en contra de todo).  Tal vez si quiere actuar pero no puede; tal vez carece de autoridad o porque el ambiente de la organización impide la acción.  Luego, si uno quiere que el equipo actúe en determinada estrategia,  tiene que crear primero un ambiente propicio para ello, con las herramientas necesarias para el desarrollo y ejecución de la estrategia a implementar.  También es sumamente válido, asignar prioridades y responsabilidades individuales, toda vez que las grupales terminan por no tener responsable y todo diluyéndose.
teamwork4En la etapa cuatro, la última se obtiene lo más importante y relevante, es decir, el compromiso emocional.  El resultado final debe ser acción apasionada y  decidida a favor de la estrategia por parte de todo el equipo al interior de la organización.  Ese compromiso surge lentamente cuando la compañía crea impulso con victorias y éxitos tempranos; cuando los líderes demuestran con palabras y hechos que están comprometidos con la estrategia; cuando éstos ven pruebas tangibles de los beneficios que consigue su aplicación; y cuando la implementación inicial de la estrategia lleva a éxitos rápidos.  Sin duda que el compromiso emocional con la estrategia requiere tiempo, esfuerzo y compromiso absoluto de la alta dirección.
Para finalizar diremos que el compromiso emocional, no solo está dirigido a las medianas o grandes empresas, sino que cobra mayor relevancia en las pymes y micro empresarios, toda vez que su compromiso emocional, está en constante mayor lucha por conseguir los éxitos a través de los objetivos y metas trazadas.

Elaborado por Fernando Rodríguez G.